Comiéndonos al Planeta Tierra

 

Las últimas generaciones de seres humanos hemos vivido a una gran velocidad en todos los ámbitos de nuestras vidas, pero en especial en nuestra forma de explotación, producción y consumo de alimentos. Literalmente nos estamos comiendo el Planeta.

Dicen que para alimentar a tantos millones de personas como somos, en esta gran nave espacial, es necesario expoliar los recursos naturales, pero esto no es así. No estamos alimentando a todas las personas del mundo, millones de seres humanos se mueren cada día de hambre mientras, en otras partes del mundo, unos pocos se están muriendo por glotonería, la mala alimentación y el exceso produce muchas de las enfermedades del mundo moderno. Las consecuencias futuras, son que no vamos a dejar un planeta para las siguientes generaciones, las últimas investigaciones ya hablan que estamos  actualmente en la frontera del no retorno. Pero si accionamos hacia la simplicidad y respeto de los recursos, esto sobre todo debemos hacerlo los países ricos, aún estaremos a tiempo de revertir nuestra propia autodestrucción.

Toda esta devastación está detrás de un acto tan básico, necesario y cotidiano como es el comer. ¿Y que podemos hacer para detener todo esto? La respuesta es muy simple pero a la vez  puede conllevar muchas y diversas acciones.

El primer paso y el más importante es la toma conciencia, el despertar en nosotrxs la semilla dormida original.  Sentirnos parte indivisible de la totalidad de este planeta, somos unas células más del gran ser vivo que es la Tierra, Gaia. Si este despertar ocurre, sabremos de forma innata cuales serán los siguientes pasos a dar. Y a continuación te contaré algunas de los pasos o pautas que podemos individualmente y colectivamente realizar.

Estos pasos ya no tienen el carácter de poco poco, pero si nos va a llevar a una deceleración, esta es una paradoja en si, pero espero poder explicártela y que la comprendas.

Ya es de urgencia hacer grandes cambios, como decía anteriormente, ya no hay tiempo que perder, no van a ser las generaciones futuras las que lo hagan, nosotrxs somos esas generaciones de las que llevamos oyendo hablar que haríamos algo, por supuesto que no es justo, no teníamos que haber llegado a este punto, pero es lo que hay y vamos a por ello. Esta gran y urgente transformación, requiere un volver a la simplicidad y a un ritmo más lento, el ritmo de la naturaleza. Quiero transmitirte el gran poder que tenemos cada individuo cuando decidimos hacer cambios importantes en nuestra forma de consumir y comer, podemos con ello reescribir la historia.

Primeramente proponerte observar a la naturaleza, ella es nuestra más grande maestra y nos muestra cual es la mejor forma de alimentarnos,. Si observamos comer a los animales que no son de nuestra especie (porque nosotrxs también somos animales, no te olvides), ellos solo injieren un solo tipo de alimento a la vez y siempre el de la temporada, también comen lo justo para saciarse si hay alimentos disponibles todo el año, como suele ser nuestro caso. Esta son las claves fundamentales, y te las voy a explicar con más profundidad.

– Simplificar los platos:

Cada tipo de alimento tiene una bioquímica y tiempos de digestión diferentes,  el ambiente necesario para que cada alimento se digiera es delicado y unos alimentos mezclados con otros producen indigestiones. Por ejemplo, los alimentos de digestión rápida como son las frutas no deben comerse a la vez  con otros alimentos, ya que las frutas si no se digieren en el tiempo que precisan y permanecen más tiempo en el estomago, entonces fermentarán, y así estamos ocasionando una digestión incorrecta y una no asimilación de los nutrientes. Esto también ocurre cuando mezclamos alimentos proteicos como puede ser la carne, pescado, quesos, huevos, legumbres,… con alimentos almidonados como son los cereales, patata,… Estos dos tipos de alimentos tienen en su digestión un ph diferente, las proteínas necesitan un medio ácido y los almidones uno básico, y juntos en la digestión van a producir fermentaciones y putrefacciones. Las consecuencias son digestiones muy pesadas y muchos gases, si en cada comida ocurre esta indigestión a la larga nos va a generar algún tipo de degeneración en nuestro sistema digestivo. Simplifica también tu ritmo a la hora de comer, come solo hasta saciarte, mastica despacio y estate presente agradeciendo a la tierra todo lo que te da.

– Comer alimentos verdaderos como nos los da la naturaleza:

Los alimentos ideales para el ser humano son los que nos ofrece la naturaleza en su estado más original y no tenemos que correr detrás de ellos o transformarlos, estos son las frutas, frutos y las verduras, el resto de alimentos los tenemos que ver como complementarios en nuestra dieta. Evita lo máximo posible los comestibles industriales, cuanto más transformado esta un alimento menos nutritivo va a ser, y se va a comportar como un tóxico en nuestro organismo. También es importante consumir alimentos lo más limpios posible, que se haya usado la menor cantidad de agroquímicos. España es uno de los principales productorxs de alimentos ecológicos, te animo a que los consumas, no solo estás mejorando tu salud sino la de la Tierra.

– Consumir lo más local posible:

Esta es una de las formas para mejorar la economía de la zona donde vivimos. La mayoría de los alimentos que consumimos vienen desde muy lejos, están sujetos a la especulación y no sabemos como han sido producidos ni como ha sido el trato a sus trabajadores. También cuanto más lejano sea el origen del producto, más tratamiento químico tendrá. Consumir local crea lazos entre las personas, conocer al productor  o productora te proporciona la verdadera confianza en el producto. Estamos así pudiendo decidir sobre como consumimos, como está producido y apoyando a las pequeñas industrias, agriculturxs y ganaderxs. A esto se le llama Soberanía alimentaria. Además así no estaremos explotando los recursos en otros lugares al otro lado el mundo, recursos que le pertenecen a los pueblos de aquel lugar.

Como te contaba antes, existen muchas vías por donde crear un mundo mejor y  más equitativo. Toma responsabilidad, sigue informándote y se un ejemplo para el mundo. Tu cuerpo y el de la Madre Tierra son el mismo.

 

También te puede interesar…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Soy Eva Massana, profesora de Yoga Kundalini y Naturópata Higienista

Mi misión es acompañar a las mujeres para empoderarse y que sean las creadoras de si mismas y puedan generar salud e inspiración en sus vidas y en todo entorno.

Y lo hago con mi experiencia de vital; es decir, todo lo que la vida ha puesto en mi camino, oportunidades y también retos, para llegar a convertirme en una mujer sana que esta desarrollando y dando al mundo lo que más ama.

Eva Massana

Déjame un comentario con tus impresiones o dudas y estaré encantada de responderte lo antes posible.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *